Adiós a las calderas de BAJO NOX. A partir del mes de Diciembre, en edificios, sólo calderas de CONDENSACIÓN.

Adiós a las calderas de BAJO NOX.  a partir  del mes de Diciembre, en edificios, sólo calderas de CONDENSACIÓN.

Para finalizar el año, terminamos con una buena noticia para el PLANETA, coincidiendo con que los expertos en cambio climático, están ahí viendo que hacemos para contaminar menos. Pues bien,  partir de este mes las calderas de  Bajo Nox dejan de  fabricarse a nivel europeo y  solo se podrán instalar, en edificios, las llamadas calderas de Condensación.

¿Y qué es una caldera de condensación?

Resumiendo y en el idioma de andar por casa, las calderas de condensación, están diseñadas para que parte de los gases  que generan, se condensen en su interior,  pasando a estado líquido, por lo que  producen  menos emisiones de gases directamente a la atmósfera.

¿Por qué a partir de ahora sólo se podrán fabricar calderas de condensación?

Porque en el año 2009 (ya ha llovido) los países que conforman la Unión  Europea, se pusieron de acuerdo para establecer los requisitos de diseño ecológico aplicables a los productos relacionados con la energía. Es decir cómo hay que fabricar las máquinas para que contaminen menos.

Para  aquellos que sean más puristas os dejamos un enlace en el que podéis consultar  directiva completa Directiva 2009/125/CE.

¿Qué implica esto para nosotros hombres y mujeres del día a día?

Pues varias cosas:

  • La primera y más importante es que esta medida pretende reducir la emisión de gases contaminantes a la atmósfera.
  • La segunda que no es poca cosa,  es que reducimos el consumo de combustibles fósiles, traducido a lo que nosotros vivimos diariamente que nuestras facturas  de electricidad serán  de menor cuantía (si es que no se inventan algo, por ahí….).
  • Que a partir de ahora (cuando los distribuidores terminen con el stock de las calderas Bajo Nox) si queremos instalar una caldera, en un edificio, sólo podremos de condensación.
  • Que estas nuevas calderas requieren una salida o desagüe para el agua que generan. Y aquí es donde va a venir el quebradero de cabeza para muchos, porque actualmente muchas calderas están instaladas en lugares donde no existen desagües, ni accesos cercanos, lo que quiere decir que cuando haya que instalar un nueva caldera, habrá que añadir un deposito y una bomba para llenar este depósito con que el coste de la instalación se incrementará.
  • Que para que el resultado de estas calderas sea el óptimo (el consumo disminuya) se deberían instalar radiadores de baja temperatura.
  • Que la normativa solo se limita a edificaciones de varios pisos.

Y bueno que todo no es tan bonito, porque el agua que generan estas caderas llevan contaminantes que ahora en lugar de emitirse a la atmósfera se expulsaran a los acuíferos. Aunque sí que  es verdad, que existen unos filtros  que evitan esto, su instalación no es obligatoria, por lo que parece que hacemos “un pan como unas tortas”.