Mantenimiento aire acondicionado

MANTENIMIENTO DE AIRE ACONDICIONADO

¿POR QUÉ?

El correcto mantenimiento de tu máquina de aire acondicionado es importante porque:

  • Permite que la máquina funcione a pleno rendimiento.
  • El consumo energético se mantiene dentro de los niveles correctos.
  • Alarga la vida útil del equipo.
  • Evita malos olores y mantiene una buena calidad del aire.

¿CUÁNDO?

El  mejor periodo  para realizar una revisión a tu equipo de aire acondicionado es, después de una temporada larga sin uso, es decir tras el invierno, antes  de comenzar la temporada de calor.

¿QUÉ HAY QUE HACER PARA UN MANTENIMIENTO CORRECTO?

Para un adecuado mantenimiento del equipo de aire acondicionado se deben realizar revisiones periódicas, cuya frecuencia depende del uso y potencia de los equipos.

A nivel técnico la exigencia de la inspección de equipos de aire acondicionado viene dada por el RITE (Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios) es un  INSTRUCCIÓN TÉCNICA IT 4. INSPECCIÓN, donde se define a nivel técnico los puntos a inspeccionar.

Para dar una explicación sencilla de lo que hay que hacer en una revisión de un equipo de aire acondicionado  doméstico, a nivel básico, empezamos por diferenciar que un equipo de aire acondicionado se compone de una unidad interior  y una unidad exterior y que  en cada unidad deben controlarse unos puntos determinados que exponemos a continuación.

UNIDAD INTERIOR

  • Limpieza de filtro con agua y jabón o sustituirlo si se encuentra muy deteriorado. La frecuencia de la limpieza dependerá del uso que se del equipo,  en  caso de haber personas alérgicas al polvo o asmáticas, en el hogar, su frecuencia de limpieza tendría que aumentar.
  • Limpieza de la bandeja de condensación.
  • Limpieza de tubo de desagüe, comprobando que no está obturado.
  • Aplicación de tratamiento bactericida, para evitar la aparición de malos olores (en splits domésticos una vez al año, en gamas superiores cada  seis meses y en gama industrial cada tres meses).
  • Revisión del termostato de control.

UNIDAD EXTERIOR

  • Inspección exterior para comprobar estado general.
  • Limpieza de la suciedad depositada en la batería de intercambio, mediante aire a presión o con cuidadosamente con cepillo.
  • Comprobación de los niveles de refrigerante mediante grupo manométrico para descartar fugas.
  • Comprobación de temperatura del fluido refrigerante.
  • Verificación del estado de soportes del equipo.
  • Eliminación de cualquier obstrucción en el paso del aire.
  • En el caso de que se detecte fuga de refrigerante, habrá que repararla y realizar una recarga de gas.

Y eso es todo ya tenemos el equipo a punto para los próximos días de calor. Evidentemente de los puntos expuestos, algunos de ellos pueden ser realizados por el mismo usuario pero otros sólo pueden ser llevados a cabo por técnicos cualificados.