Ahorro en calefacción en Boadilla del Monte

FORMAS DE AHORRAR EN CALEFACCIÓN

FORMAS DE AHORRAR EN CALEFACCIÓN

Con la llegada del frío intenso, ahora más que nunca es beneficioso tener en cuenta  y poder aplicar todas aquellas medidas de ahorro energético que estén en nuestra mano.

Aquí exponemos una recopilación de medidas que podemos llevar a cabo, la mayoría son muy fáciles de poner en práctica por nosotros mismos, para otras tendremos que contar con los profesionales.

  Allá van.

   

   

Aislamiento.

Comenzamos por ahí porque realmente la medida más importante para el ahorro, es que nuestro hogar tenga un buen aislamiento ya que esto es la base de la reducción en el  consumo energético, así que para aquellos que vayan a adquirir una vivienda, construirla o alquilarla tener esto muy en cuenta.

Así deberemos revisar ventanas y rejillas ya que entre un 25 y 30 % de pérdidas energéticas se producen por las ventanas. Una vez detectadas las zonas de pérdida, si es posible  deberíamos aislar con masilla o silicona. En habitaciones donde haya rejillas de ventilación de seguridad es recomendable cerrar la puesta cuando la estancia esté vacía.

Para una mayor eficiencia de aislamiento si es posible cambiar los cristales de las ventanas a doble cristal.

Mantenimiento de la calefacción.

Purgar los radiadores como mínimo una vez al año, ya que las burbujas de aire impiden el paso del calor.

Revisar la caldera y realizar un buen mantenimiento permite que la caldera funcione con máximo rendimiento.

En calderas individuales mantener la caldera a n una temperatura de 70 º C para reducir la pérdida de energía, como  recomienda la IDEA (instituto para la diversificación y el ahorro de energía).

Control de la temperatura.

Mantener una temperatura óptima durante el día de entre 19- 21 ºC y durante la noche entre 15-17 ºC, teniendo en cuenta que por encima de 23 ºC el ambiente se vuelve seco y pesado y el consumo se dispara.

La forma más sencilla de mantener una temperatura óptima es instalar un termostato programable  que nos permita mantener una  temperatura adecuada a lo largo del día, haciendo que la calefacción se encienda una hora antes de llegar a casa.

Cerrar las llaves de los radiadores de aquellas habitaciones que no se utilicen.

Ventilar la casa sólo durante 10 minutos.

Mantener los radiadores despejados, sin  cubrir y no colocando muebles demasiado cerca, para evitar una disminución del rendimiento que aumentaría el consumo.

Importante dimensionar bien el número de radiadores para conseguir un rendimiento adecuado.

Durante el día mantener persianas subidas y cortinas abiertas para que entre el calor del Sol y por la noche bajar persianas y cerrar cortinas.

Contratar potencia eléctrica suficiente pero no excesiva.

Otros pequeños trucos.

Poner libros en las estanterías para que el papel haga de aislante.

Instalar paneles reflectantes de calor tras los radiadores, así el calor rebota y no se expande por la pared, concentrándose hacia delante.

Dormir con un edredón nórdico y utilizar prendas como jerseys o sudaderas para estar en casa.